Humane

Desde 1994
Trabajando por

el Bienestar y
la Felicidad.


C/ Alcalá 18
28014  Madrid
910 133 165


 

ARTÍCULO: OBSESIONES

Las manifestaciones obsesivas son objeto de tres (3) tipos de clasificaciones, siempre en función del tipo de manifestaciones tenga la persona que tiene el problema.

De manera que la ordenación sería la siguiente: a) Obsesiones fóbicas del campo afectivo, b) Obsesiones ideativas en el plano intelectual, y c) Obsesiones-Impulsos.

El problema comienza con fenómenos tales como releer un texto, repetir frases, no poder desprenderse de una frase o una canción que surge reiterativamente en el pensamiento, repetir determinados movimientos, contar objetos, o cualquier fenómeno similar cuya naturaleza se manifiesta por la reiteración perseverante e infatigable.

ORIGEN

El problema puede tener su génesis en la infancia, y mezclaría factores de tipo constitucional y las influencias de las educaciones ambientales; luego, estos problemas obsesivos gestados en la infancia se arrastran y engrandecen durante la adolescencia, la juventud, y la edad adulta.

La segunda fórmula de aparición de los problemas obsesivos sería la llamada de comienzo tardío, que suele ser una aprendizaje relativamente reciente causado por situaciones de conflicto o estrés, y que se da solo o acompañado de otro tipo de problemas psicológicos.


MANIFESTACIONES CLÍNICAS

Si nos centramos en las manifestaciones clínicas más usuales para que éstas nos sirvan como autorreconociemiento, diremos que son: actos reiterativos, continuas dudas, temores obsesivos, escrúpulos, las ideas reiterativas y las ideas de culpa. Todos estos síntomas es lo que se denominan vulgarmente manías o rareza y nosotros los distribuiremos en tres (3) apartados: actos obsesivos, ideas obsesivas y temores obsesivos.


Actos Obsesivos

La mayor parte de las veces son secundarios o ideas o dudas obsesivas y su carácter más significativo es la repetición. Las conductas obsesivas más características son:

a) Compulsiones, en las que se lucha fuertemente para impedir su manifestación externa.

b) Actos secundarios a pensamientos o temores obsesivos como ordenar, repetir, comprobar, lavarse, anotar, etc.

c) Actos obsesivos primarios, propios de la personalidad peculiar de cada uno, tales como el coleccionismo, la tendencia al orden o la meticulosidad.


Ideas Obsesivas

Son temáticas de carácter repetitivo, insólito y punzante, acompañadas de una lucha ansiosa y con una atmósfera de duda permanente. Otras veces son cavilaciones, frecuentemente de contenido filosófico, con sentido lógico o sin el, las que atormentan a la persona. Hay una rotunda persistencia y reiteración inadecuada que confieren y distinguen los pensamientos obsesivos de lo que podrían ser pensamientos normales en cualquier persona.

Temores Obsesivos

Es la ideación constante de un tema que atemoriza al sujeto. Esta temática que produce miedo fóbico es rumiada en el pensamiento del sujeto una y otra vez con lo que la persona cada vez está más nerviosa y ansiosa hasta que llega al colapso emocional y fisiológico.


Humane Psicología y Coaching
Tf.: 91 013 31 65
www.humane.es