Trastornos de ansiedad

Son junto con la depresión algunos de los problemas que se dan con más frecuencia en la clínica psicológica. Entre un setenta a ochenta por ciento (70-80%) de la población han padecido o lo padecerán alguna vez.

Trastornos de ansiedad

Existen en la clasificación psicopatológica cinco (5) trastornos de ansiedad, que se diferencian por sus características propias, aunque todos mantienen dos (2) características en común; la percepción de la ansiedad y la conducta de evitación.

Los cinco (5) tipos de trastornos son los siguientes:

Trastorno De Angustia

Se caracteriza por la presencia de crisis de pánico de duración breve, desde minutos a horas, con un comienzo totalmente inesperado y sin que esté la crisis asociada a algo concreto, posteriormente se va desarrollando miedo a situaciones consideradas desencadenantes.

Los síntomas vividos son: sensación de muerte inminente, temor y miedo brutal, dificultad respiratoria, palpitaciones, náuseas, vómitos, temblor, vértigo, escalofríos, hormigueos, sensación de vacío y miedo a volverse loco. Puede cursar varias veces y entre crisis y crisis hay cierta ansiedad flotante.

Trastorno Por Ansiedad Generalizada

Es más suave que el trastorno de angustia pero más continuo en el tiempo, las manifestaciones clínicas son las mismas que el trastorno de angustia, pero más débiles en intensidad.

Trastornos Fóbicos

Hay cuatro (4) características que permiten definir un temor concreto como fobia:

1. Es desproporcionado a la acción que lo crea.

2. No puede ser explicado o razonado.

3. Se encuentra fuera del control voluntario.

4. Conduce a la evitación de la situación temida.

El trastorno fóbico se caracteriza por la conducta persistente de evitación secundaria a temores irracionales.

Podemos distinguir tres (3) tipos de fobias:

Agorafobia: El individuo teme y evita quedarse sólo o hallarse en lugares públicos de los que sea difícil escapar o encontrar ayuda en caso de incapacitación súbita.

Fobia Social: Es el miedo y la evitación de la realización de actividades sociales como puede ser hablar, beber, comer o exponerse en público.

Fobia Simple: Es específica y se caracteriza por el miedo y la evitación a cualquier objeto o situación concreta, gatos, perros, ascensores, insectos, oscuridad, etc.

Trastorno Obsesivo-Compulsivo

Es algo que domina a la persona sin motivo, el individuo reconoce la absurdidad, sin embargo no puede dejar de hacerlo pues escapa al control voluntario. La vivencia es muy desagradable, se produce de forma repetitiva y hay una lucha infructuosa por intentar evitarlo.

En la obsesión el sujeto no hace sino dar vueltas a un mismo tema con la finalidad de encontrar la certeza absoluta, la cual nunca encuentra.

En la compulsión, una idea irracional hace que la persona tenga rituales ilógicos de principio a fin, sin embargo no puede dejar de realizarlos, tocar varias veces la puerta, mirar hasta la saciedad el gas, el despertador, lavarse sin fin, ordenar y reordenar, etc.

Trastorno Por Estrés Postraumático

Es la reexperimentación de acontecimiento psicológico desagradables, que sobresalen por su intensidad de lo normal y que hacen al individuo estar viviendo permanentemente la situación sufrida.

Pueden darse tres (3) formas:

Alucinatoria: Se ve sin que exista el suceso traumático como si se diera en realidad.

Repetitiva: El acontecimiento sufrido se pasa por la cabeza constantemente.

Onírica: Le sueña una y otra vez con la situación traumática lo que hace que se trastorne y determine el sueño y la vivencia diurna.

Más información o contratación info@humane.es

Fernando Huerta Moreno

Humane

Psicoterapia Sexología Coaching Cursos

Online y Presencial.

www.humane.es