Humane

Desde 1994
Trabajando por

el Bienestar y
la Felicidad.


C/ Alcalá 18
28014  Madrid
910 133 165


 

ARTÍCULO: TRASTORNO  EXPLOSIVO  INTERMITENTE

Es uno más de los cinco (5) que forman el grupo de trastornos del control de impulsos, sus criterios de diagnósticos son los siguientes

  1. Varios episodios aislados de dificultad para poder controlar los impulsos agresivos, que dan lugar a violencia o a destrucción de la propiedad
  2. El grado de agresividad durante los episodios es desproporcionado con respecto a la intensidad de cualquier estresante psicosocial precipitante.
  3. Los episodios agresivos no se explican mejor por la presencia de otro trastorno y no son debidos a los efectos fisiológicos directos de una sustancia o una enfermedad médica.

Este problema se caracteriza por la realización de una serie de actos violentos sin que haya ninguna relación con un posible estrés precipitante de cualquier tipo que lo justifique.

Su comienzo y su desaparición son de forma brusca, de tal modo que los pacientes casi no perciben ni el principio ni el fin del episodio, pero una vez que éste ha terminado y por lo tanto la agresividad ha desaparecido hay una gran culpabilidad que el sujeto vivencia muy mal. Durante el tiempo de la agresión hay egosintonía, es decir, no se vive mal, pero el después es doloroso.

Se ha comprobado que no hay impulsividad interepisódica, y que salvo en estos episodios su vida es de lo más tranquila y pacífica, por lo que cuando les ocurre no son casi conscientes y lo describen como un verdadero ataque.

Lo más curioso de este problema es que choca con la personalidad de base que no es nada impulsiva o agresiva, sino que es cauta y cometida.

La duración de los episodios es de pocos minutos a treinta - sesenta (30-60) segundos, por tanto su duración es pequeñísima pero las consecuencias de lo que sucede en este breve período de tiempo son bastante desagradables y a menudo imprevisibles.

Hay que hacer un buen diagnóstico diferencial para no confundirlo con temas psicóticos, trastornos de la personalidad, cuadros orgánicos, y tóxicos, así como cuadros orgánicos cerebrales.

El comienzo es hacia los dieciocho – veinte (18-20) años, es más frecuente en varones y en familiares de primer grado.


Humane Psicología y Coaching 
Tf.: 91 013 31 65 
www.humane.es