Las nuevas adicciones

“Toda conducta es susceptibe de convertirse en adicción”

Dentro de las adicciones existen dos grupos, las adicciones químicas, a saber: cocaína, heroína, cannabis, alcohol…. y por otro lado las adicciones comportamentales entre las que se encuentran: adicción al sexo, a la televisión, a los videojuegos, adicción al trabajo, compras compulsivas, adicción a los ordenadores y a Internet, adicción a la religión.

Estas adicciones comportamentales citadas son las denominadas nuevas adicciones.

Las nuevas adicciones

Estas conductas adictivas producen síndrome de abstinencia(síntomas peculiares al dejar de hacer la conducta) y tolerancia(tener que incrementar cada vez más el número de veces que hace la conducta para obtener el mismo resultado).

La adicción al trabajo, por ejemplo, se detecta fácilmente cuando la persona antepone el trabajo a su familia, sus diversiones y sus amigos. Trabajando de doce a catorce (12-14) horas diarias. Además estas horas no tienen la productividad prevista, por lo que, lo que trabajan de más, se pierde en gran medida por la falta de rendimiento debido al cansancio, y eso les hace caer en un círculo vicioso en donde nunca hay límite. Esto lleva a producirles estrés que se puede convertir en crónico.

Las compras compulsivas se dan sobre todo en mujeres. Compran sin control y en ocasiones cosas innecesarias. Suelen ser cosas baratas pero en su cabeza aparece la frase “y si algún día lo necesito”. Es curioso el hecho de que suelen comprar con tarjetas de crédito, lo que les saca de la realidad y les impide ver el dinero que se gastan; luego viene la realidad al llegar los extractos del banco, tener que pedir préstamos, etc. En el extraño caso que un hombre fuera un comprador compulsivo y tiene empresa, acciones o un nivel económico, en la mayoría de los casos, mayor que la mujer podría llevarle a la ruina.

Las adicciones a la televisión, videojuegos, Internet y ordenador tienen un factor común: el aislamiento o tener pocos amigos. Al estar en casa sólo, sin saber que hacer y teniendo uno de estos aparatos a mano, es fácil que nos “enganchemos” a la televisión, al Chat, a los videojuegos, etc., de ese modo, cada vez ven más la televisión, chatean más y juegan más porque en este último caso el retarnos a nosotros mismos o superar antiguas puntuaciones les lleva a tener tolerancia.

En relación con esto la sociedad debería dar a las personas que están solas alternativas para no tener que acudir a este tipo de adicciones y poder hacer amigos a la vez que divertirse de un modo más sano, lo cual erradicaría parte del problema pues los jóvenes podrían cambiar un partido de baloncesto por una tarde de televisión o una señora mayor podría hacer excursiones con los amigos.

Hay relación entre los adictos al videojuego y los adictos al juego, por ejemplo, maquinas tragaperras; los adictos a Internet y los adictos al trabajo.

En relación a la adicción a las sectas, personas que se ven atrapadas por un grupo o líder y se vuelven autómatas, viéndose como trasportados más allá de su cuerpo y de su mente.Otros piensan por él; solo tienen que obedecer. El grupo le proporciona un lugar social seguro, le ayuda con sus inseguridades, pensamientos…El culto al líder y la conformidad le da a la persona seguridad y confianza. Dentro de estas sectas se pueden dar dependencia a adicciones químicas.Al descubrir la persona un día su adicción de un modo u otro y darse cuenta de la realidad, se produce un gran vacío. La vida parece que no tiene sentido, y la sintomatología de abstinencia a la organización o al líder se deja notar: primero la negación, luego la realidad y posteriormente el vacío.

Como hemos visto, las adiciones no son sólo sustancias, aunque también las sustancias como las cocaína, alcohol, hachís, tabaco, también son adictivas y al igual que las otras todas ellas pueden tratarse y tienen solución con esfuerzo y colaboración por parte del paciente.

Más información o contratación info@humane.es

Maica Fernández Hernández.

Humane

Psicoterapia Sexología Coaching Cursos

Online y Presencial.

www.humane.es