Fobias

El término fobia deriva de la palabra griega phobos que significa temor, pánico y terror.

Las fobias por tanto son un tipo especial de temor.

Para que un temor sea diagnosticado como fobia debe tener estas cuatro (4) características que mencionamos a continuación:

1. El miedo debe ser desproporcionado a la situación que lo crea.
2. No puede ser explicado o razonado.
3. Se encuentra fuera del control voluntario.
4. Este miedo conduce a levitación de la succión temida.

Fobias

Aunque los temores fóbicos pueden presentase en relación a un número muy extenso de estímulos o situaciones, lo cierto es que pueden ser agrupadas en orden a conjuntos con unas características definidas que permiten un abordaje racional de estos trastornos.

 

Estos conjuntos se resumen a tres (3) con unas peculiaridades diferentes:

1. Agorafobias.
2. Fobias Sociales.
3. Fobias Simples.

Agorafobia

Es el miedo irrefrenable a permanecer en ciertos espacios (calles, transportes, almacenes, etc). La persona en estos lugares ha experimentado una gran descarga de ansiedad y por tanto su miedo le hace que casi no aparezca en ellos.

Fobias Sociales

Las personas con este problema, huyen de todo lo que suponga situaciones de exposición social (comer, beber, hablar en público, etc), puesto que en estas circunstancias es en las que reciben su dosis de ansiedad.

Fobias Simples

Son miedos a estímulos muy concretos y personalizados pero cuyo potencial de ansiedad suele ser extremadamente fuerte. Puesto que son muy específicos podríamos decir que hay infinidad de estímulos fóbicos dadas las diferencias interpersonales.

Para terminar diremos entonces, que las fobias son trastornos de ansiedad con una u otra temática, de mayor o menor potencial, pero que todos tienen una solución relativamente sencilla con un buen entrenamiento.

A continuación presentamos como curiosidad, una lista con los temores fóbicos más frecuentes en la práctica clínica.

Temores Fóbicos más Frecuentes.

Algofobia: temor al dolor.

Dismorfofobia: temor a la deformidad.

Mosofobia: temor al contagio.

Emetofobia: temor a vomitar.

Traumatofobia: temor a accidentar.

Fobofobia: temor a sufrir angustia.

Agorafobia: temor a lugares abiertos.

Acrofobia: temor a lugares altos.

Potamofobia: temor a los ríos.

Nictalafobia: temor a la noche.

Neofobia: temor a lo nuevo.

Ofidiofobia: temor a las serpientes.

Teniofobia: temor a los gusanos.

Gelofobia: temor a los gatos.

Tanatofobia: temor a la muerte.

Tafiofobia: temor a ser enterrado vivo.

Ereutofobia: temor a ruborizarse.

Toxicofobia: temor a envenenarse.

Hematofobia: temor a la sangre.

Bacilofobia: temor a los bacilos.

Claustrofobia: temor a lugares cerrados.

Dromofobia: temor a cruzar calles.

Talasofobia: temor al mar.

Pirofobia: temor al fuego.

Brontofobia: temor a los truenos.

Apitofobia: temor a las abejas.

Muridofobia: temor a los ratones.

Cinofobia: temor a los perros.

Más información o contratación info@humane.es

Fernando Huerta Moreno

Humane

Psicoterapia Sexología Coaching Cursos

Online y Presencial.

www.humane.es